Es el relevo, es la democracia.

Jun 20

Tribuna publicada en El País, viernes 20 de Junio.

Cabría señalar que quizá lo más singular de este momento histórico es que estamos asistiendo con normalidad al relevo en la Jefatura del Estado, algo inusual en los más de dos siglos de historia constitucional de España. Por eso quiero resaltar que hoy estamos citados con lo mejor de nuestra Historia: la conquista de la normalidad y estabilidad institucional. 

Hoy no es el día para discutir sobre la reforma del Estado, para preguntarnos si Monarquía o República. Hoy, como ayer, es el día para cumplir y hacer cumplir la Constitución que todos los españoles aprobamos en referéndum hace más de 35 años. Hoy, como ayer, hay que recordar que la democracia real, sustantiva, material no se puede entender al margen del funcionamiento reglado de sus instituciones. No hay democracia fuera del Estado de derecho y no hay Estado de derecho sin el respeto a las normas jurídicas.

Hoy no tiene ningún sentido plantear el debate República versus Monarquía en términos de mayor o menor democracia. La forma del Estado no es tan importante: lo que importa es la calidad del sistema. En el terreno de los ideales políticos podríamos aceptar que es mejor la República que la Monarquía, pero lo importante en el terreno práctico es la ciudadanía, no la forma del régimen que la garantiza. Un republicanismo basado en principios identitarios, etnicistas, teocráticos o totalitarios es peor para ser ciudadano que una Monarquía parlamentaria y democrática.

Como en otros momentos de nuestra historia, hoy hay mucha gente muy cualifi­cada y muy vital, muchos ciudadanos que han hecho un gran esfuerzo en sus vidas y que ahora lo están pasando muy mal. A ese país real hay que decirle que se abre una gran oportunidad para hacer juntos un país mejor en el que juntos recuperemos la idea de España como sueño colectivo y salvemos a nuestra democracia de la corrupción que la corroe, del enjuague público­ privado, de populismos de radicalidad y de ruptura. Queremos una España fuerte, innovadora, unida, justa y queremos que el jefe del Estado esté a nuestro lado en el proceso de regeneración de la democracia.

Un rey que entienda su cargo como una dignidad llena de obligaciones y no de privilegios ni corruptelas ni para él ni para su familia, ni para sus amigos de la corte; un rey que se comporte con transparencia , con honradez, con neutralidad ideológica y con espíritu de servicio. Desde nuestro partido acompañaremos al rey Felipe VI para que los españoles de hoy tengan en él al jefe del Estado que España se merece.

Ver Tribuna publicada en El País

 

 

.

Share