ANTE TODO, CIUDADANOS

Sep 17

Es lo que le ha dicho el Tribunal Superior de Justicia de Madrid al Ministro Rubalcaba en relación con la concentración convocada para el próximo sábado por los sindicatos de la Guardia Civil: los guardias civiles son ciudadanos españoles y como tales tienen derechos inviolables. El de reivindicar ante sus jefes (el Gobierno de la Nación) un trato justo y equitativo es uno de ellos.

Menos mal que en esta ocasión los Tribunales han evitado el desafuero al corregir a tiempo la decisión de la Subdelegación de Gobierno de Madrid. Menos mal que en esta ocasión no hayamos conocido el auto una vez que se ha cometido el atropello, como ocurre con demasiada frecuencia.  Hoy podemos hablar de una victoria que no es pírrica: se ha impuesto la ley y además se ha impuesto el sentido común sobre la soberbia y el autoritarismo.

La Guardia Civil está siendo constantemente ninguneada por aquellos que debieran tener más interés que nadie en dotarles de los mejores medios materiales y humanos para desarrollar su tarea en condiciones de eficacia. Es un escándalo observar cómo se ensancha la brecha entre sus derechos sociales y económicos respecto de otros cuerpos de seguridad, tanto autonómicos como locales. No me vale el pobre argumento de que el Gobierno no puede evitar que otras instituciones incrementen las prestaciones económicas de los trabajadores que dependen de su estricto ámbito de competencia. Los recursos públicos salen todos del mismo sitio: de los impuestos que pagamos todos los ciudadanos. Y las transferencias a las distintas instituciones públicas para su normal desenvolvimiento se enmarcan en la Ley de Presupuesto Generales del Estado.

El Gobierno tiene instrumentos para garantizar un trato justo a los servidores públicos que dependen de la Administración General del Estado. Sólo hace falta voluntad política, la que este Gobierno no tiene. ¿O es que vamos a creer que este Gobierno que está dispuesto a sortear la sentencia del Tribunal Constitucional para salvar al PSC o romper la Caja de la Seguridad Social para salvar a Zapatero  no puede homologar los derechos económicos y sociales de los guardias civiles con quienes cumplen tareas similares pero reciben la nómina desde una Administración diferente a la Central?

Ese Ministro que pidió a la Guardia Civil “por favor” que hiciera cumplir la ley lo que tiene que hacer es promover que se haga justicia con los hombres y mujeres que cada día cuidan de la seguridad de todos nosotros y protegen nuestros derechos. Ya vale de hacerles homenajes y soltar sentidos discursos cuando despedimos a aquellos que perdieron su vida en defensa de las nuestras. El mejor homenaje que les podemos hacer es respetarles en vida; a ellos y a sus familias. Porque se lo merecen y porque se lo debemos; y porque respetar a la Guardia Civil es un signo de respeto a todos los ciudadanos a los que ellos sirven.

Share