EN DEFENSA DE LA CAUSA JUSTA.

Nov 15

1258223028_0Antes de iniciar la Manifestación que nos había convocado en las calles de Madrid para defender la causa justa del pueblo saharaui conocimos la noticia de la retención y posterior expulsión a España de la activista saharaui Aminetou Haidar, quien tras ser llevada a la fuerza a Lanzarote, ha acusado al Gobierno español de ser cómplice del marroquí y de no haberla dejado tomar un avión rumbo a El Aaiún.

Haidar pudo entrar en territorio español a pesar de que no tenía pasaporte y, ahora, no la dejan salir de España alegando precisamente que no tiene el citado documento, según informaron fuentes del aeropuerto. La activista acababa de recibir el ‘Premio Coraje Civil 2009’ de la Fundación Train.

Haidar tomó ayer un avión con destino a El Aaiún, su lugar de residencia, acompañada de dos periodistas españoles, Pedro Barbadillo y Pedro Guillén. Pero, a su llegada a la capital del Sáhara Occidental, fue detenida, al igual que los dos reporteros, y la Gendarmería marroquí le quitó el pasaporte y le devolvió a España en un vuelo rumbo a Lanzarote.

Fuentes del aeropuerto confirmaron a ELMUNDO.es que tenían instrucciones de no dejar subir al avión a la activista saharaui. Desde el Frente Polisario aseguraron a Efe que Marruecos había amenazado con no dejar aterrizar la nave si ella iba en el interior.

La verdad es que es una vergüenza lo de este gobierno. Una vergüenza que Zapatero haya roto  la trayectoria de todos los gobiernos desde la transición que siempre defendieron en las instancias internacionales la legitimidad de la reivindicación saharaui a favor de la autodeterminación. Es una vergüenza que, una vez más, este gobierno que se autodenomina «progresista» se ponga del lado de los fuertes  y mire para otro lado cuando vulneran los derechos de los más débiles, en este caso, el pueblo saharaui.

Es una vergüenza para todos los españoles que nuestro gobierno haya dejado de defender en Naciones Unidas el cumplimiento de todas las resoluciones que avalan el derecho del pueblo saharaui a su independencia. Es una vergüenza para cualquier demócrata; pero mucho mayor para cualquier ciudadano español, pues la causa de los saharauis es la nuestra. Ellos somos nosotros; ellos son nuestros compatriotas; ellos fueron abandonados hace treinta y seis años al final de la dictadura: y nosotros no hemos sido capaces aún de saldar esa deuda.

El comportamiento del Gobierno de Zapatero para con los saharauis avergüenza a las gentes de bien. Porque es la complicidad de nuestro gobierno la que envalentona al Gobierno de Marruecos.  En la manifestación que ayer recorrió las calles de Madrid se repetía este grito: «Marruecos culpable, Gobierno de España responsable». Estoy completamente de acuerdo.

Palabra que no vamos a olvidar nuestro compromiso. No es solidaridad: es deber. Es nuestra causa.

Share